La Osteoporosis. Mejor prevenir hoy, para no lamentar mañana.

La osteoporosis sigue siendo un desafío para la humanidad como una enfermedad silenciosa e incurable. Esta enfermedad debilitante afecta uno de cada dos mujeres arriba de 50 años de edad y uno de cada 3 hombres después de 65 años. La pérdida de la masa ósea es el primer indicador y se diagnostica usualmente con DEXA o ultrasonometría de los huesos o NTx de la orina.

Los médicos tradicionalmente recetan una clase de droga conocida como bifosfonatos, es importante la vigilancia de los tratamientos y orientar en relación a la no automedicación, por los efectos adversos que conllevan. Básicamente no hay cura ni medida para frenar las horribles consecuencias de esta enfermedad. Por eso es sumamente importante tomar las medidas a edades tempranas para prevenirla.

La buena nutrición y el estilo de la vida sana son los principales componentes de adquirir y mantener una buena salud esqueletal. Los profesionales de salud usualmente enfatizan la necesidad de suficiente calcio en la dieta. Pero las investigaciones recientes (http://www.ingenieriadealimentos.com/revdigital/ingenieria_de_alimentos_...) han revelado un serie de factores que van más allá de consumir solo los lácteos.

Hablando de la dieta, primero es importante incorporar la sal cruda del mar en nuestra dieta. La sal blanca es principalmente cloro de sodio, mientras la sal cruda proporciona una serie de minerales como magnesio, estroncio, silicón, boro, cinc etc. que influye en el metabolismo de los huesos.

En el mercado farmacéutico, hay productos a base de estroncio y suplementos dietéticos incorporando otros minerales. Pero más práctico y  económico sería, mezclar la sal cruda del mar con un poco de sal blanca, al preparar los alimentos.

La única ventaja de la sal blanca, es el yodo que se adiciona, compuesto que igualmente se recibe, si se consumen los mariscos, por lo menos, una vez a la semana.

Para una buena absorción de calcio de la dieta, es necesario consumir vitaminas D y K. La vitamina D trabaja más en nivel del intestino mientras la K a nivel de los osteoblastos que forman huesos. Sin suficiente vitamina K, el calcio podría depositarse en las arterias elevando la presión sanguínea y causando problemas cardiacos. En países tropicales, es muy raro tener una deficiencia de vitamina D, porque nuestra piel lo fabrica al exponerse al sol. Pero la vitamina K usualmente viene de los vegetales verdes como la espinaca, hoja de mostaza, lechuga etc.

Recientemente las publicaciones han destacado la importancia de beta glucan que viene de alimentos como avena, cebada y hongos. Según un estudio en España, el ácido amino, glicina tiene una importante función en la formación de los huesos. La más barata fuente de glicina es la gelatina. Otro grupo de componentes importantes son los antioxidantes antiinflamatorios. Eso incluye los condimentos como la cúrcuma, clavo de olor, canela, orégano etc.

Al respecto del estilo de vida, es muy importante hacer los ejercicios particularmente los movimientos contra la gravedad. Caminar, correr, levantar peso, yoga, baile etc son sumamente importantes para la renovación de los huesos. A la edad temprana, las actividades físicas ayudan mucho a fortalecer el esqueleto. Un buen esqueleto sirve como un banco de hueso contra las pérdidas que comienza después de la menopausia. El alcohol, la cafeína y el tabaco tienen efectos negativos en la salud ósea y por eso debemos minimizar el consumo de estos productos.

En conclusión, ya sabemos que aún no hay cura de la osteoporosis. Pero hoy, según nuestra edad, se toman diferentes medidas para prevenir esta enfermedad y no lamentarse mañana.

Por: Mir N. Islam, Ph.D.